Cómo hablarle a su oculista

Hoy en día los pacientes necesitan participar activamente en el cuidado de su salud. Usted y su oculista pueden trabajar juntos para obtener el mejor nivel de salud posible. La buena comunicación es una parte importante de esta relación. Aquí algunas preguntas que usted le puede hacer a su oculista para comenzar la conversación:

Sobre mi enfermedad de los ojos u otro problema relacionado…

  • ¿Cuál es mi diagnóstico?
  • ¿Qué causó este problema?
  • ¿Cómo se puede tratar este problema?
  • ¿Cómo este problema puede afectar mi visión ahora y en el futuro?
  • ¿Debo estar pendiente de algún síntoma en particular y avisarle si ocurre?
  • ¿Debo cambiar algo en mi estilo de vida?

Sobre mi tratamiento…

  • ¿Cuál es el tratamiento adecuado?
  • ¿Cuándo empezaré mi tratamiento y cuánto tiempo durará?
  • ¿Cuáles son los beneficios de este tratamiento y cuánto éxito suele tener?
  • ¿Cuáles son los riegos y los efectos secundarios asociados con este tratamiento?
  • ¿Hay alguna comida, medicamento o actividad que debo evitar mientras esté siguiendo este tratamiento?
  • Si mi tratamiento incluye tomar medicamentos, ¿qué debo hacer si se me olvida tomar una dosis?
  • ¿Hay otros tratamientos disponibles?

Sobre mis exámenes…

  • ¿Qué tipo de exámenes me van a hacer?
  • ¿Qué resultados debo esperar de estos exámenes?
  • ¿Cuándo me darán los resultados?
  • ¿Qué tengo que hacer en particular para prepararme para algunos de estos exámenes?
  • ¿Qué efectos secundarios o riesgos tienen estos exámenes?
  • ¿Necesitaré mas pruebas en el futuro?

Entender las respuestas de su oculista es esencial para una buena comunicación. Aquí le damos algunas sugerencias:

  • Si no entiende las respuestas de su oculista, continúe preguntándole hasta que comprenda.
  • Tome notas, o pídale a un amigo o miembro de la familia que lo haga. También puede traer una grabadora para que le ayude a acordarse de lo que habló con el oculista.
  • Pídale a su oculista que le dé las instrucciones por escrito.
  • Si le diagnostican alguna enfermedad, pídale a su oculista que le dé algún folleto informativo sobre la misma.
  • Si todavía tiene problemas entendiendo las respuestas de su oculista, pregúntele dónde puede obtener más información en español.
  • Otros profesionales de la salud, como las enfermeras o el farmacéutico, pueden ser buenas fuentes de información sobre su enfermedad. Hable con ellos también.